12 de octubre de 2019

Min ga la bá (Hola) Mandalay!

Compartir!

La vida casi nunca te da lo que tú quieres,
la vida siempre te dará lo que necesitas.

La Jardinera

Cada momento vivido en Birmania nos conecta con la sagrada sabiduría de Buda y sus principios: aceptación, obediencia, humildad, respeto, compasión… Vivir una vida consciente es estar aquí y ahora, es la lección que hemos aprendido esta mañana que fuimos testigos del respeto de los monjes hacia sus alimentos. Ese momento para ellos sagrado donde alimentan el cuerpo, pero también el alma y lo comparten con todos los visitantes como un gesto de gratitud.

Silencio, concentración y disciplina exquisitos, este país a cada paso nos invita a apreciar lo que tenemos, lo que podemos dar y que la vida es sencilla. Así fue nuestra visita al monasterio de la colina de Sagaing.

Después visitamos la pagoda de los Budas de jade que tiene una fuerza y una vibración cálida, que te envuelve. Más tarde atravesamos el río para llegar a Ava, antigua capital del imperio Birmano y finalmente visitamos el convento Bagayar todo hecho de madera de teka ¡impresionante!

Cada participante ha tenido momentos para compartir y para estar consigo mismo, esto y más es Birmania.

Compartir!